El principal riesgo es que, de no controlarse, la presión puede ocasionar daños en los vasos sanguíneos y graves problemas en el músculo cardíaco. En los adultos los